Si lo hubiera sabido…
10 Mar. 2016

Si lo hubiera sabido…


Si lo hubiera sabido. . .

Pues pasó. Sip. Tengo que admitirlo, no lo vi venir. Pensé que nunca me pasaría a mí. ¡Me di cuenta que soy el más viejo en la oficina! Es horrible, pero te prometo que algún día te pasará a ti también. Al reflexionar sobre los veinticinco años que tengo de liderar alabanza, me puse a pensar en todo lo que he aprendido, y lo que hubiera deseado que alguien me dijera hace años, así que quiero compartir 5 pensamientos que espero que te ayuden, para que no tengas que aprender de la manera más difícil como me tocó a mí.

1- No permitas que tu talento te lleve más allá de lo que  tu carácter te pueda sostener.

Como músicos y directores de alabanza, algunas veces es fácil escondernos detrás de una gran voz, de un talento formidable en la guitarra o una personalidad carismática… ¿pero sabes qué? Algún día nos alcanzará. 2 Pedro 1:5-7 nos dice:

“Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor”.

Por favor director de alabanza, pasa el mayor tiempo posible cultivando quién eres en tu interior más que lo que puedes hacer en tu exterior. Por muchísimos años me preocupé por la lista de canciones, el fluir, transiciones, talento vocal y presencia escénica sin pensar en qué me estaba convirtiendo en mi interior.  La carne es fuerte y como líder de la plataforma, a menudo podemos ser tentados a creer que todo pasa porque somos geniales. Los reconocimientos de las personas y la emoción de una experiencia de adoración nos puede mover fácilmente a creer que somos bastante grandes, mientras que en realidad estamos muriendo en el interior. El elogio que recibimos y la emoción de estar en el escenario nunca puede ser nuestro enfoque principal. Desafortunadamente todos hemos visto a amigos, compañeros de trabajo y artistas que han tomado decisiones equivocadas, debido a que, lo que estaba ocurriendo en el interior, no correspondía a lo que el mundo veía en el exterior. Se necesita toda una vida para desarrollar una reputación y sólo un momento para arruinarla. Creo que hay que dirigir desde un lugar de quebrantamiento por encima de nuestro propio pecado, con humildad porque no somos dignos de estar delante del pueblo de Dios, y con acción de gracias por la gracia y misericordia que se nos ha mostrado.

2- Ama a la gente. En serio.

Aquí hay un secreto que he aprendido. Debo darme cuenta de la profundidad y amplitud del amor de Cristo por mí antes de que realmente pueda amar a otras personas. Como creyente y aún más, como ministro del evangelio, debo aprender cómo realmente amar a la gente, pero no lo puedo hacer hasta que sepa del amor de Cristo por . Recuerda Sofonías 3:17,

“Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos..”

 Una vez que entendemos la profundidad del amor de Cristo por nosotros entonces seremos libres para amar a otros. La libertad que encontramos al saber que Dios nos ama tan intensamente que Él “se gozará sobre ti con alegría”, nos permite amar a otros genuinamente. Pasa tiempo con la gente. Hazles preguntas, conoce sus historias, comparte una comida y vierte tu vida sobre la de ellos. No temas al compartir tu historia y ser transparente. Dios quiere usar tu vida para ayudar a otros, y Él quiere que tú aprendas y permitas ser animado por aquellos que te rodean. Cuando eliges ser transparente y verdaderamente compartes tu vida con la gente, verás un impacto tremendo en tu ministerio. Una vez que nos damos cuenta del amor cambia-vidas que Cristo tiene por nosotros, el amor por el mundo alrededor nuestro se convierte en algo natural. 

3- En verdad ama y apoya a tu pastor.

Este es uno grande. Tu pastor necesita saber que lo amas y lo apoyas – y tiene que ser real y legítimo. Sé que algunas veces no estaremos de acuerdo, y que cuando se trata de trabajar, es más fácil hacerlo con unos pastores que con otros, pero nuestro rol como directores de alabanza es seguir la visión y el liderazgo de nuestro pastor. Ayúdale a que se sienta apoyado y exitoso. Él y su familia viven bajo una presión y estrés que no entendemos. Ámalo y dile a menudo que lo amas.

4- Construye un gran equipo.

Esta es una clave de éxito de la que mucha gente se olvida. Rodéate de gente capaz, talentosa y muy trabajadores. Ya sea gente pagada o voluntarios. Tu éxito será determinado por la gente con la que te rodeas. En 20 años de ministerio esto lo he visto una y otra vez. No tengas miedo en reclutar o contratar a personas que son mejores que tú. Muchos de los que he contratado a través de los años son mucho más talentosos que yo, y siempre ha demostrado ser cierto, entre más exitosos son ellos más exitoso soy yo. Es un gane seguro. Desde la iglesia con 200 miembros a la iglesia con 12,000 miembros – las personas que te apoyan son las que te hacen. Invierte en sus vidas. Entrénalos. Enséñales. Conócelos. Ámalos 

5- Modela lo que quieres multiplicar.

¿Quieres que tu congregación adore con desenfreno? Adora con desenfreno. ¿Quieres que tus equipos sean honestos, transparentes y amorosos? Haz lo mismo. ¿Quieres que tus empleados trabajen duro? Trabaja duro. ¿ Quieres humildad en tu equipo? Sé humilde. La gente te está viendo. Jesús perfectamente modeló cómo quería que sus seguidores vivieran. Mira lo que dice Juan 13:13-15: 

Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

Implícito en este principio es la humildad, nunca un sentido de derecho. Los grandes líderes siempre lideran con su ejemplo.

Escrito por Brent Dyer.

 

brent

BIO

Brent Dyer es el pastor de alabanza de la iglesia Champion Forest Baptist Church en Houston, una iglesia con tres sedes y más de 12,000 miembros.  Brent y su esposa Jill tienen 2 hermosos hijos. Se sienten asombrados de que Dios los haya llamado para enseñar acerca del amor de Jesús.

Sigue a Brent en twitter:   @brentandrewdyer

 

image from shutterstock_168221357

About the author

Administrador general de directordealabanza.com